Cómo abrir un despacho con 100 euros

Emprender en el mundo de la abogacía con cero recursos es posible. En un momento en que muchos profesionales abren un despacho más por necesidad que por vocación, la buena noticia es que con creatividad y dedicación es posible hacerlo con éxito.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por Raúl Alonso. 

Así lo demuestra la experiencia de Delia Mª Rodriguez, la joven fundadora de Vestalia Asociados, Abogados de Familia, una firma que en pocos años se ha convertido en referente por su enconada defensa de los derechos del menor.

Comunicativa e hiperactiva, Delia ha compartido algunas de sus claves con los participantes del Lab Emprendimiento Jurídico de la Fundación Mutualidad Abogacía. Una jornada en que se escucharon mensajes tan rompedores como el poder de la propia comunidad de abogados para impulsar el negocio de los los despachos; y otros tan radicalmente tradicionales como la importancia de la honestidad profesional: “Creo que es un valor que ahora mismo está infravalorado y es clave para crear proyectos y conseguir clientes”.

Emprender desde cero

Delia Rodríguez tenía nómina en un despacho, el mismo que no le dejaba experimentar ese aluvión de ideas que cada día llamaban a su cabeza. Emprender se convirtió así  en tabla de salvación profesional pero también vital: “Aunque sabía que iba a suponer un gran esfuerzo, porque eso también hay que reivindicarlo: aquí no hay sábados ni domingos”.

Los miedos del abogado al emprender

Aunque vocación, valentía, voluntad y victoria son factores que Delia identifica en el emprendedor, no le impide ver también miedos en ese abogado que da el paso. Los más comunes son:

  • No tiene recursos económicos.
  • No cuenta con un despacho propio.
  • Acusa falta de experiencia.
  • No tiene contactos en el secto.
  • No sabe cómo conseguir clientes.

Esta última de las carencias es en su opinión la más preocupante. Y para empezar a trabajar esa vocación del abogado por emprender, debe estar acompañada de valores como el conocimiento y un buen plan de negocio.

Las primeras decisiones

No todos los procesos de emprendimiento son iguales, deben adaptarse al carácter del profesional y a la realidad de cada negocio, pero Delia compartió pistas con los asistentes al Lab de Fundación Mutualidad Abogacía.

  • Créetelo. “Especialízate, para lo que debes estudiar el mercado buscando necesidades desatendidas”. Este ejercicio de conocimiento del negocio es parejo al del autoconocimiento: definir tus puntos fuertes y elegir “un nombre artístico para que se te vaya conociendo” son una buena manera para destacar dentro de la gran competencia que hay.
  • Reparte tus tarjetas de visita. “Puede que suene un poco arcaico pero yo voy a todos los lados con mis tarjetas, y funciona”.
  • Cuenta a los cuatro vientos que eres abogado. “No quedó un rincón del planeta en el que yo no dijera que era abogada”, ríe esta abogada que asegura haber captado clientes en el aeropuerto o una terraza: “Es lo que tiene estar hablando todo el día de lo que te apasiona”.
  • Analiza en qué redes sociales quieres estar. “Twitter es la herramienta gracias a la cual un despacho que nació de cero ha podido crecer en seis años hasta abrir oficinas en otras provincias”. Y el consejo es “utilizarlo con cabeza”. En su caso con rigidez para no caer en la tentación de caer en veleidades y apartarse de la línea que decidió, y sabe que funciona.
  • Crea una web sencilla. Todo el mundo busca en Internet.
  • Contacta con otros compañeros. Jóvenes y veteranos, “creo que la relación con los profesionales seniors es muy productiva para ambas partes”.
  • Exprime el tiempo. Blogs, artículos jurídicos, cursos gratuitos transversales, charlas, redes sociales… “El emprendedor no puede parar de moverse, y cuando así lo hace, pasan cosas”.
  • Minimiza al máximo tus gastos fijos: “Compartir gastos con otros abogados es un acierto siempre”, por ejemplo en el despacho. El trueque entre profesionales también es efectivo, por ejemplo para tener un buen logo, o unas buenas fotos promocionales.
  • “No pares de aprender”.

La comunidad jurídica como herramienta de expansión

El mayor reto de los abogados es encontrar negocio. Una realidad sobre la que esta emprendedora siempre insiste ypara la que  a buen seguro no tiene una única respuesta. Ya se ha visto que es fundamental encontrar un nicho de mercado y atenderlo de una manera efectiva, crear marca, saber comunicar y ser un excelente profesional, pero en el punto donde Delia más insiste es en la importancia de las personas.

“Rodearse de quien además de sumar es  buena persona, es un éxito para cualquier tipo de proyecto”, explica. Y una de las fórmulas de lograrlo es “siendo generoso con los demás, eso siempre te trae cosas buenas después”.

Y de modo muy especial con la propia comunidad de abogados, a la que observa siempre de forma muy individualizada. Sus estimaciones son que el 30% de clientes deriva de otros compañeros o amigos de la profesión, y el 20% de la facturación puede llegar  de trabajos colaborativos:  “Si nos metemos en nuestro despacho y no interactuamos hayun negocio que se está perdiendo”.

“Y crear comunidad va mucho más allá que estar en redes sociales, lo virtual se queda corto”, por ello invita a estar siempre dispuesto a compartir un café, formar parte de las asociaciones, asistir a formaciones e incluso ser motor de encuentro en el sector.

Delia lo hace a través de la experiencia BBrainers. En las dos convocatorias realizadas hasta el momento ha reunido a un centenar de abogados, juristas, fiscales y jueces en la sierra madrileña, vestidos de campo y en un ambiente de campamento infantil para compartir conocimiento frente a frente.

Otras cuatro preguntas del abogado emprendedor

  1. ¿Cómo cubrir la falta de experiencia?  “El mayor legado de la fundación de un despacho es la comunidad de personas que se consigue crear, porque te lleva donde nosotros solos no podemos”.
  2. ¿Cómo cubrir las áreas de desconocimiento? Lo que no se sabe se pregunta, se subcontrata o se colabora con otro profesional: “Te buscas a alguien con más experiencia que te ayuda y repartes el beneficio, ganas menos pero lo haces bien. El de la colaboración no es un mundo fácil pero si se pacta todo desde el principio, funciona, además  yo no quiero dejar de creer en las personas”.
  3. ¿Cómo se soluciona el síndrome del impostor?  “Es inevitable al principio, sobre todo si te va bien, pero se combate trabajando y estudiando más”.
  4. ¿Donde invertir los primeros ingresos? De nuevo el conocimiento de negocio es imprescindible, en Vestalia Asociados  lo hicieron en: posicionamiento web, logo, publicidad, agencias de comunicación (cuando el negocio está ya asentado), mejorar la imagen digital, fotografías corporativas,  promociones de bajo coste (cafés jurídicos)…

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!

Qué puede (y quizá deba) hacer el abogado por la Inteligencia Artificial

Mejor que preguntarse qué puede hacer la inteligencia artificial por el abogado, es preguntarse qué puede hacer él para favorecer esta ciencia. “Os necesitamos, la inteligencia artificial ha llegado a un momento de desarrollo y madurez que requiere de protocolos que la ordenen con el objetivo de proteger a la sociedad de la mal construida”.

Leer Más >>