Presidente Escuela de Pensamiento Fundación Mutualidad Abogacía

5 de junio de 2020

Ética e Inteligencia Artificial en el Seguro Privado

La industria del seguro privado, que representa en España alrededor del 5% de PIB, comienza de manera muy incipiente a desarrollar para todos sus procesos de negocio el uso de algoritmos de inteligencia artificial.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Desde el proceso de suscripción de clientes, de renovación de la cartera, de reclamaciones hasta de detección de fraude se pueden incorporar modelos de análisis de datos y de decisión basados en reglas de automatización propias de la inteligencia artificial , que superan en su complejidad y capacidad predictiva a las habituales de la ciencia actuarial y nos encaminan hacia modelos prescriptivos, donde se propone al asegurado pautas para su mejor protección en la contingencia que quiere asegurar.

En este nuevo “horizonte de sucesos” que se abre al seguro el proceso de decisión está gestionado por un algoritmo a modo de caja negra, donde no se pueden conocer las reglas de decisión, necesita en nuestra opinión un sustrato ético previo a la puesta real en producción.

El seguro es una industria muy regulada, y entre la protección que la ley ampara al asegurado se encuentra el derecho a la no discriminación por razón de determinadas circunstancias personales, como son por ejemplo las de índole biológico, raza, genero, perfil genético…

La ética aplicada a la inteligencia artificial debe ir más allá de la mera observación y cumplimiento de las normas en materia de protección del asegurado, y es aquí donde comienzan las dificultades para definir el perímetro de actuación y lograr un uso de los algoritmos que garantice al asegurado un uso responsable por la entidad de los datos personales sean cual sean y el origen de estos.

Recientemente se empieza a medir y valorar en la gestión empresarial el término anglosajón I&D, que se refiere a las políticas de inclusión y diversidad de una entidad. Nos apropiamos de este término para explicar como el seguro privado sea cual fuere la contingencia para asegurar debe primar en sus procesos la garantía de inclusión de todos los solicitantes atendiendo a su diversidad. Esto es, el seguro se perfecciona con la mutualidad de riesgos que son diversos, constituyendo una comunidad de intereses.

La inteligencia artificial puede ayudar en este proceso de mutualización, siempre que se cumplan unas reglas de negocio establecidas que garanticen el uso responsable de variables evitando incluso cualquier tipo de sesgo en la decisión sea consciente o inconsciente. Además, el algoritmo debe ser auditable por expertos en la ciencia de Inteligencia artificial e incluso por profesionales del derecho y de la ética, Solo así una entidad de seguros puede construir sus modelos con garantía ética.

El Comité de Ética e Inteligencia Artificial de Mutualidad Abogacía, es pionero en la industria del seguro y financiera en el ámbito europeo en su posicionamiento acerca de definir un marco previo antes de desarrollar los algoritmos. Esta visión de early adopter está siendo reconocida por la sociedad más allá del seguro y como valor empresarial adicional Mutualidad es requerida en distintos foros e instituciones en su posición de evangelista tecnológico y ético en IA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Laura Duque «Automatizar ciertos procesos en un despacho permitirá que los abogados den más valor añadido a su profesión»

El trabajo de renovación del código ético y de conducta de Mutualidad Abogacía, llevado a cabo por el departamento de Cumplimiento y Legal de Mutualidad Abogacía, del que Laura es subdirectora general, acaba de recibir el premio ASCOM dentro de la categoría Empresa. Dicha reforma surgió a partir de crear un comité de Ética centrado en la Inteligencia Artificial, del que, también forma parte.

Leer Más >>