29 de junio de 2021

“Integrar la dimensión ambiental representa una oportunidad de transformación”

En 2021, Mutualidad de la Abogacía será una empresa neutra en carbono. Uno de los logros de una estrategia medioambiental sobre la que reflexiona Beatriz Acevedo, coordinadora de RSC.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Beatriz Acevedo, coordinadora de RSC de Mutualidad de la Abogacía.

“Todos tenemos un papel que desempeñar para devolver la vitalidad a los ecosistemas enfermos del mundo”, explican desde la ONU este junio con motivo del mes dedicado al Medio Ambiente. Pero ¿qué pueden hacer organizaciones con actividades que no parecen generar grandes impactos, como Mutualidad de la Abogacía, para mejorar la situación de ese 40% de la población mundial que vive en ecosistemas degradados?

“Es cierto que por su sector y modelo de negocio, Mutualidad de la Abogacía no genera impactos significativos, pero cualquier organización consume recursos y emite gases de efecto invernadero”, explica Beatriz Acevedo, coordinadora de Responsabilidad Social Corporativa (RSC): “Asimismo, los problemas derivados del calentamiento global se han convertido en una preocupación de los grupos de interés de prácticamente cualquier sector, algo que no debe ser ignorado por quien quiere establecer relaciones de confianza y duraderas en el tiempo con sus stakeholders”.

Acevedo también recuerda que la sensibilidad medioambiental ya no solo es un ejercicio de voluntariedad en un marco cada vez más regulado. “En este sentido, el sector jurídico adquiere un papel clave, así como nuevas oportunidades de especialización, a la hora de acompañar y sensibilizar al tejido empresarial español ante este importante reto legislativo”.

No hay credibilidad sin avances

Pocos dudan de que esa labor refuerza sus argumentos cuando se traduce en acciones concretas. En ocasiones tan operativas como aquellas que acompañan la transformación digital de la organización: “El año pasado se redujeron en la Mutualidad medio millón de comunicaciones en papel, apostando por los formatos digitales”.

La Mutualidad ha integrado la responsabilidad y el respeto al medioambiente en su acción diaria y en sus decisiones de inversión, “integrando en su estrategia de sostenibilidad el ODS 13 de Acción por el clima”, continúa la coordinadora de RSC. En 2020, el 48,7% de las inversiones netas (más de 484 millones de euros) se ha destinado a activos sostenibles, socialmente responsables o energías limpias, entre otros.

Además, la compañía ha centrado sus esfuerzos los últimos años en el control y reducción de su huella de carbono. “Durante el periodo 2017-2020 fuimos capaces de reducir nuestras emisiones en el 80%”, explica Acevedo: “Aunque somos conscientes de que la reducción de las emisiones en el último ejercicio queda mayoritariamente explicada por la situación de pandemia, lo que ha favorecido el teletrabajo y la cancelación de viajes, así que seguiremos trabajando para mejorar este ámbito”.

Adicionalmente, la compañía ha conseguido el sello del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico: “Mutualidad se encuentra en este momento tramitando la compensación del cien por cien de su huella de carbono, un compromiso adquirido con nuestros grupos de interés”

En la práctica, esto supone que trabajan en ser más eficientes y reducir aún más sus emisiones, pero “las que no logre mitigar las compensará a través de la financiación de proyectos de reforestación, con el objetivo de que su balance neto de emisiones sea igual a cero”.

Decisión en sintonía con otras, como que el cien por cien de la electricidad que gestiona, provenga de fuentes de energía renovable: “Esta medida ha sido clave en la reducción de la huella de carbono, un compromiso que abarca no sólo nuestras oficinas, también a aquellas inversiones inmobiliarias sobre las que la Mutualidad tiene poder de decisión”.

Ventajas del compromiso ambiental

En opinión de Acevedo, el gran cambio llega cuando la organización entiende estas políticas como una oportunidad. “Integrar la dimensión ambiental dentro del ADN representa una oportunidad de transformación y se convierte en una palanca de innovación que genera oportunidades de negocio y fomenta la transformación digital. Sirve para mejorar procesos y generar ahorros, repercutiendo en la competitividad y preparando a la organización para adaptarse más rápidamente a las novedades en la normativa”.

Y no acaban ahí sus aportaciones. Las compañías con un verdadero compromiso ambiental “se posicionan como referente en gestión responsable y compromiso dentro de un mercado con consumidores cada vez más exigentes y concienciados”.

El consumidor como motor de cambio

En opinión de la coordinadora de RSC de Mutualidad de la Abogacía, uno de los puntos más positivos del cambio que se afronta es el papel de la ciudadanía: “La sensibilización de la sociedad ha supuesto una palanca de cambio, porque ante un consumidor más comprometido, muchas marcas modifican su oferta para atender esta inquietud“.

Como muestra recuerda que, según el Foro Económico Mundial, el 76% de los españoles ha cambiado sus hábitos para luchar contra el cambio climático, y un 41% se decanta ya por marcas más respetuosas con el medioambiente.

“¿Estamos dispuestos a pagar más para consumir con más responsabilidad?”. Acevedo considera que sí: “Hay más españoles dispuestos a pagar más por productos sostenibles y de compañías que promuevan una gestión ética; especialmente entre las generaciones más jóvenes”. Pero considera que no se puede sólo reducir el escenario a esa disyuntiva.

“Este compromiso voluntario por parte del consumidor tiene que ir acompañado de la apuesta de las empresas y administraciones por seguir impulsando la senda del consumo responsable a través de diferentes medidas que favorezcan una mayor oferta de productos y servicios de estas características, para que los clientes dispongan de más alternativas, entre otras cuestiones”.

Sensibilización, otra cara del compromiso

La ONU recuerda este mes de junio la importancia de comportarse con la coherencia que requiere un entorno de recursos limitados, pero el año tiene doce meses. Por ello la apuesta en esta materia de Mutualidad pasa por la concienciación y sensibilización.

Las acciones se dirigen a empleados, mutualistas y la sociedad en general. Ejemplo es la campaña #TieneSentido, para detectar prácticas laborales que puedan ser optimizadas en términos medioambientales”.  La compañía convocó las últimas navidades el concurso anual de felicitaciones navideñas, dirigido a hijos de mutualistas, bajo el concepto de una Navidad sostenible. También destaca la iniciativa de Fundación Mutualidad Abogacía Laboratorio Ahorro y Consumo Responsable, un proyecto para fomentar entre niños y adolescentes el valor del consumo consciente y sostenible.

Pero Acevedo no quiere dejar pasar la ocasión de recordar que el objetivo requiere del esfuerzo de todos, y como ejemplo de que nadie tiene excusa válida, añade tres retos con que reforzar el compromiso: “Siempre que sea posible apuesta por el transporte público o caminar para ir al trabajo; valora si un desplazamiento laboral está justificado o puede ser sustituido por un encuentro virtual; y no olvides separar correctamente los residuos en los entornos laborales para facilitar su posterior reciclaje”.

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!