27 de octubre de 2022

Lo que la primera app de realidad virtual puede hacer para mejorar la oratoria del abogado

 ‘Con la venia de su señoría…’. La habilidad con la que un abogado se expresa condiciona en buena medida su reputación. Ahora, la app de realidad virtual Chiara ejercita al letrado para alcanzar el mejor discurso posible.

 

Es en la oratoria cuando un buen abogado se la juega.  Pero en un ordenamiento como el español, en que el que el principio de oralidad prevalece, ¿quién forma al abogado para hacer la mejor exposición posible en sala? Soraya del Portillo tiene la respuesta.

Esta psicóloga y emprendedora ha fundado Chiara, una aplicación de formación virtual que propone al abogado ejercitar sus habilidades de expresión en público enfrentándole a juzgados reales con realidad virtual VR (en sus siglas en inglés), y mejorar su oratoria gracias a la inteligencia artificial.

“No hay truco, mejoras cuando practicas”, defiende Del Portillo. “Cuando hablamos en público nos lo jugamos todo: dos años de preparación de una oposición, un puesto de trabajo, hacer una venta o en este caso, la defensa de un juicio, y Chiara Legal te permite practicar cuantas veces quieras en entornos reales y recibiendo un feedback 100% objetivo para mejorar una media de 20 puntos porcentuales”.

Se trata además de un buen método para combatir el 80% de glosofobia que sufre la población mundial. Según se defiende desde Chiara, el miedo o la ansiedad a hablar en público está muy presente en el mundo corporativo, en un momento en que habilidades blandas como la oratoria son definitivas en los procesos de selección de personal, muy especialmente entre abogados.

 

Una experiencia virtual inmersiva en un entorno de juicio real

La mayor novedad de esta app es ofrecer una experiencia inmersiva de entrenamiento. “Exponemos al alumno a un entorno real de juicio con VR , grabado en las salas más importantes de España y con la posibilidad de vivir la experiencia delante de jueces en activo. Todo ello permite que el alumno adquiera esa práctica necesaria para perder el miedo a hablar ante su público objetivo, además de mejorar su calidad de oratoria sin la necesidad de exponerse en un juicio real”, explica Del Portillo.

Igualmente disruptiva es la utilización de inteligencia artificial para ayudar al alumno a mejorar sus habilidades. De este modo, la aplicación penaliza al alumno que se salta el protocolo judicial al no incluir expresiones como “con la venia, su señoría” o no citar adecuadamente una ley. Por último, mide la conexión con la sala durante la intervención y el contacto visual con los asistentes, con un sistema de seguimiento ocular.

En el desarrollo de esta aplicación han trabajado cerca de 70 especialistas con diferentes perfiles, entre ellos, del Laboratorio de Fonética de la Universidad de Barcelona además de otros  doctores de lingüística o de lógica computacional. Para su adaptación al entorno legal, se ha contado con Purificación Pujol Capilla, doctora en Derecho, ex magistrada y consejera de Montero-Aramburu Abogados, además de autora de una de las lecturas de referencia sobre el tema, Manual de actuación en sala, técnicas prácticas para proceso civil.

 

 

 

 

Así funciona

El coste para hacerse con una licencia individual de Chiara Legal es de 365 euros (más IVA), que incluye las gafas de VR y el envío. Una vez que se activa el producto, el alumno debe ubicarse en el módulo formativo correspondiente. Cada uno de ellos propone una práctica con realidad virtual, a la que se asocia una teoría y el feedback, que más que una evaluación se convierte en unas recomendaciones personalizadas para ir mejorando.

Siempre con el equipamiento de las gafas y el smartphone, durante las prácticas el alumno se ubica en uno de los seis escenarios reales específicos para el abogado, que ofrece una visión 360º. Es ahí donde se realiza la exposición, interactuando con la sala y el público.

Una vez terminada, la app genera un análisis. Se trata de una especie de informe con los resultados de los KPIs analizados, por ejemplo, sobre la entonación, el ritmo, los silencios, claridad, pronunciación, coletillas o pausas. En total se analizan 25 variables, sobre los que se generan los consejos personalizados para cada alumno.

Para ejemplificar el grado de personalización de los comentarios, el sistema cuenta con más de 4.000 consejos “que nunca se repiten gracias al algoritmo IA que analiza más de 200.000 combinaciones de la descomposición de la voz”.

 

 

 

 

La importancia de la práctica

La práctica es esencial en el aprendizaje de una habilidad como la oratoria. Y facilitar esa práctica fue desde el germen del proyecto de esta app una obsesión.  “Uno de los gaps que nos encontramos en la formación presencial es la falta de tiempo para practicar en entornos reales. En la formación que nos ofrece el mercado en este tipo de soft skills, se practica de media sólo una hora. ¿Cómo vamos a mejorar así?”, se pregunta Del Portillo

Y encontró la respuesta en la tecnología de realidad virtual, “que nos da la oportunidad de vivir una experiencia cien por cien inmersiva, que además permite hacerlo a cada alumno al ritmo que desea, según su disponibilidad de tiempo”.

Una propuesta que ha cristalizado en Chiara, que además de su formación específica para abogados ofrece otros programas más generales de oratoria en las organizaciones, la universidad o para conferenciantes.

 

 

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!