Por una gestión excelente, innovadora y sostenible en los despachos de abogados

En un momento como el actual, en un escenario de máxima tensión e incertidumbre originado por la pandemia de la COVID-19, los despachos de abogados, como cualquier organización, están obligados a adaptarse de forma rápida a constantes cambios que tensionan su planificación estratégica y sus rutinas profesionales.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por Alfredo Millán
Director de Servicios EFQM
Club Excelencia en Gestión

Hoy es el coronavirus, pero hace una década lo fue la Gran Recesión; hace dos, las puntocom y la deslocalización; pero también tienen que ver la transformación digital y la internacionalización.

Es ahora cuando se pone de manifiesto que sólo las organizaciones que habían afrontado previamente su transformación, son las que han sido capaces de reaccionar de forma más rápida y eficiente. Debemos ser conscientes de la importancia de la digitalización y las nuevas tecnologías; la interacción inmediata que permiten las redes sociales con los diferentes grupos de interés, prácticamente en tiempo real; las grandes cantidades de información que manejamos, a veces inabarcables, y al mismo tiempo, las facilidades que nos aporta internet para estar mucho más formados y actualizados.

Sin olvidar también el papel fundamental de la transformación social, como factor de influencia en las decisiones que tomamos en nuestro día a día. Así como, por supuesto, los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) incluidos en la Agenda 2030 de Naciones Unidas, que buscan “transformar nuestro mundo” y que, integrados en las estrategias corporativas empresariales, servirán de impulso hacia una sociedad más responsable, sostenible y justa.

Éstas son sólo algunas de las piezas con las que podemos construir una organización excelente, innovadora y sostenible en el entorno del derecho. Todas ellas se incluyen en el conocido Modelo EFQM, una metodología orientada a organizaciones que quieren desarrollarse en la innovación y la sostenibilidad, replanteando sus formas de trabajar tanto a corto como a largo plazo. Ofrece un marco y unos procedimientos para ayudar a implementar los cambios, la transformación y la disrupción. En resumen, alcanzar el éxito midiendo dónde nos encontramos, identificando nuestros puntos fuertes y oportunidades, y buscando soluciones para mejorar significativamente el rendimiento, asegurando la eficiencia de los procesos, con la sostenibilidad como objetivo principal.

Actualmente, podemos decir que nos encontramos en un entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo (VICA), y es aquí donde la rigidez en la toma de decisiones de una organización puede entorpecer el progreso y la sostenibilidad de cualquier empresa. Para superar este tipo de situaciones es importante aplicar procesos de reflexión que nos orienten a una ejecución eficaz y eficiente y que esté orientada a resultados positivos.

En ellos deben caber siempre estrategias a corto, medio y largo plazo que faciliten el entendimiento del ecosistema empresarial en el que se mueve nuestra organización (y que no siempre se reduce a un único sector). Estas estrategias deben también encontrar un punto de equilibrio en la atención a las personas, esos grupos de interés que, de alguna manera, dan forma a la empresa: clientes, trabajadores, proveedores, accionistas, patronos y, ahora más que nunca, la sociedad en la que impacta.

UN PLAN EFICAZ

El conocido ciclo de la gestión de Shewart y Deming describe muy bien cuáles son los elementos principales que debe tener un sistema de gestión: la planificación, la ejecución, la revisión y la mejora. En este sentido, el Modelo EFQM presenta esta alineación en sus tres criterios: Dirección, Ejecución y Resultados.

  1. Dirección (Por qué): Los principales responsables del despacho han de definir el propósito, la visión y la estrategia, en definitiva, el futuro de su organización a corto, medio y largo plazo.
  2. Ejecución (Cómo): Los despachos de abogados interaccionan con un conjunto de grupos de interés (clientes, proveedores, trabajadores, etc.), cuyas necesidades deben estar satisfechas para que la maquinaria funcione correctamente, siempre con una estrategia que esté alineada con su cultura, sus valores y sus objetivos.
    De hecho, la empresa ha de definir a través de este criterio una propuesta de valor sostenible que permitirá satisfacer a esos grupos de interés de manera equilibrada. Y, lógicamente, ejecutar sus actividades con dos finalidades: el funcionamiento, que es el día a día de la organización y que permite ofrecer los productos o servicios de su catálogo; y la transformación, para caminar hacia lo que ha decidido ser en el futuro y que le permitirá adaptarse, con creatividad, a los cambios de su ecosistema.
  3. Resultados (Qué): El despacho debe obtener conocimiento de su actividad. Generar información a través de la realización de pruebas de medición que le indiquen qué estrategias están funcionando y cuáles deben corregirse para procurar mejores resultados. Una gestión inteligente de los datos que aporta dos tipos de resultados.

 

Por un lado, los resultados de percepción, basados en las respuestas de los grupos de interés clave. Y, por otro, los de rendimiento, ligados al rendimiento estratégico y operativo para conseguir alcanzar su propósito.

No obstante, además de seguir estas pautas para diseñar una gestión más eficiente de nuestro despacho, también es positivo compartir experiencias con otras empresas, tanto del mismo sector como de otros con los que se puedan crear sinergias. Alcanzar alianzas con organizaciones que tengan una visión, propósito y estrategia similar a la nuestra puede convertirse en todo un win-win que no sólo servirá para mejorar resultados, también para impactar de forma positiva sobre el ecosistema que nos rodea.

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!

Cuatro tecnologías que están revolucionando la abogacía

El entramado institucional y administrativo que rodea al ejercicio de la abogacía no facilita el cambio, pero sus engranajes parecen estar cediendo ante la realidad más transformadora vivida en décadas: inteligencia artificial (AI), big data, blockchain y todas las herramientas legaltech que generan. La duda es hacia dónde conduce un futuro que la Unión Europea quiere convertir en presente cuanto antes.

Leer Más >>

Twitch: ¿un canal de tv para tu bufete?

La plataforma de emisión de video en directo de Amazon deja de ser un reducto de gamers para ofrecer una oportunidad a los profesionales que sepan sacar partido a su audiencia millonaria como creadores de contenido o canal publicitario.

Leer Más >>