21 de abril de 2022

Tarificador digital, un modelo de innovación ágil y eficaz

La digitalización ha permitido la creación de procesos que hacen más ágiles determinadas tareas. Uno de ellos es el proceso de tarificación digital que facilita la contratación online, sencilla y segura de productos y servicios.

Cuando se habla de Innovación y Desarrollo (I+D+i) enseguida uno piensa en sesudos y complejos inventos, en tecnologías disruptivas difíciles de pronunciar. Pero existe otra innovación, la i pequeña, que aplicada a los procesos, revoluciona nuestro día a día de una forma más silenciosa pero no menos eficiente. Una de esas innovaciones es el proceso de contratación puramente digital o tarificador digital, nuestra propuesta para celebrar el Día Mundial de la Creatividad y la Innovación.

 

Qué es y cuáles son sus ventajas

La tarificación digital se define como un proceso de adquisición o suscripción online que da acceso a clientes potenciales a los productos y servicios que ofrecen las empresas, aseguradoras, y entidades u organizaciones de todo tipo.

El proceso se inicia a través de la web corporativa mediante un registro de información en el que el solicitante facilita algunos datos personales previamente para poder continuar hacia la contratación del producto en cuestión. Los datos personales pasan a formar parte de una base de datos, cuya gestión y proteccion están garantizadas por la Ley de Protección de Datos (LOPD).

La verificación de identidad digital es la clave de todo el proceso de contratación, ya que permite su automatización completa. Una vez que el solicitante ha sido identificado correctamente y en tiempo real, se le muestran los siguientes pasos para la contratación del producto elegido y la firma electrónica. Todo ello en cuestión de segundos.

Son muchas las ventajas de este proceso tanto para las empresas como para los potenciales clientes. Para las primeras, porque es un proceso online, remoto, que optimiza tiempos y costes, además de ser un canal seguro y regulado. Para los usuarios, porque acceden de forma directa y sencilla a la información y contratación online de productos y servicios desde cualquier dispositivo y, por lo tanto, sin necesidad de acudir presencialmente a una oficina, una tendencia también consolidada en la era de la Sociedad de la Información.

 

Plan de Ahorro 5: ejemplo de contratación 100% digital

Aunque los pioneros del proceso de contratación digital han sido las fintech, bancos y compañías de seguros, su uso se ha generalizado con el tiempo. Por ejemplo, en la Mutualidad de la Abogacía permite el acceso a productos como el Plan de Ahorro 5, un seguro de vida individual pensado para ahorrar con mayor facilidad, rentabilidad y total liquidez desde el primer momento.

El proceso de contratación digital del Plan de Ahorro 5 se inicia con la información de las características de este producto de ahorro, seguido del registro a través del enlace Contrata tu Plan. A partir de ahí, y una vez contratado, se puede disfrutar de uno de los planes de ahorro más rentables del mercado (*), de sus ventajas fiscales –los intereses que se obtienen están exentos de tributación a partir del quinto año– y de su cobertura de ahorro.

Lo cierto es que gracias al proceso de contratación puramente digital nunca ha sido tan sencillo establecer una relación entre empresas y usuarios tan ágil y sencilla, un ejemplo de que la innovación y la creatividad marcan el camino de la transformación digital, y de que, como dijo Steve Jobs, “distinguen a un líder de los demás”.

 

 

(*) En 2021 Mutualidad de la Abogacía ha obtenido una rentabilidad media del 3,71% que le permite retribuir a los mutualistas una rentabilidad del 3,34%.

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!