8 de septiembre de 2021

Diez consejos para ahorrar durante ‘la vuelta al cole’

Vestir a cada escolar y llenar la mochila supone una media de 500 euros este curso. Una cantidad que se puede reducir si las familias sacan partido a estos diez consejos.

Por Raúl Alonso.

Los estudiantes no son los únicos que sacan la calculadora este mes de septiembre. Padres y madres echan cuentas con el arranque escolar y el saldo arroja unos 1.890 euros por niño, de los que unos 500 euros tendrán como destino el pago de uniforme, material y libros. El gasto de esta última partida puede reducirse siempre que la familia planifique, seleccione, recicle o lo declare en la próxima Renta.

“Cada alumno entre tres y 18 años gastará durante el próximo curso escolar, de media, un total de 1.890 euros”, según el estudio anual Vuelta al cole 2021, de OCU (Organización de Consumidores y Usuarios). El gasto tiene una fuerte variable según el tipo de centro escolar al que se acuda, pasando de los 968 euros para uno público a los 6.247 de uno privado o 2.704 del concertado.

El lugar de residencia es la segunda gran variable. Por ejemplo, un alumno castellanoleonés empleará de media 1.046 euros frente a los 2.379 del madrileño o los 2.492 del catalán. Estas dos últimas comunidades son las que exigen un mayor presupuesto a las familias de media.

Cómo ahorrar en la compra de material escolar

El esfuerzo económico que las familias afrontan cada año escolar puede mitigarse siguiendo estos diez tips:

  1. Revisa lo que tienes y haz una lista de lo que necesitas. La vuelta al cole de tus hijos necesita de material en buen uso, no necesariamente nuevo. Desde Ayuda en Acción se recuerda que reutilizar es una de las tres R del consumo responsable (las otras dos son reducir y reciclar): antes de salir de compras hay que revisar a conciencia lo que se tiene del año pasado, de otros hermanos o te pueden regalar familiares y amigos.
  2. Busca y compara. La máxima del ahorro también es válida para la operación vuelta al cole. Buscar información en internet es una de las mejores vías de información. En el caso de los libros de texto, los comparadores de precio online son de gran utilidad: para los libros de enseñanza no obligatoria, como Bachillerato, los descuentos están regulados por Ley y no pueden superar el 5%, pero esta norma no rige en los de Primaria y Eso, por lo que su precio puede variar de forma más importante.
  3. Aprovecha las ofertas y descuentos. La fuerte competencia de las redes comerciales en esta campaña escolar es un gran aliado de las familias. Pero “a veces lo barato sale caro”, recuerdan de OCU: antes de comprar en pack de blocs, por ejemplo, se debe analizar si realmente son necesarios los diez. Otra opción es esperar un poco, es posible que la mochila ‘aguante’ un mes más, y esperar a comprarla en octubre, cuando muchas tiendas liquidan el stock.
  4. Usa el consumo colaborativo. Es el momento de poner en práctica uno de los grandes descubrimientos del consumidor del siglo XXI: compras en grupo para negociar mejores precios con los proveedores; creación de grupos de WhatApp para intercambiar ropa o libros, o acudir a las asociaciones y plataformas que se han impulsado en los últimos años en muchos centros escolares con este fin. Las aplicaciones de venta de segunda mano son también grandes aliadas.
  5. Programa de libros gratuitos de la comunidad autónoma. OCU estima en 122 euros para Infantil y 253 para Bachillerato el coste en libros de texto por alumno este curso. El importe anima a informarse para saber si en la comunidad autónoma se ha activado algún programa de préstamo de libros de texto y si el niño o la niña puede beneficiarse del mismo. El de la Comunidad de Madrid se llama Accede.
  6. Usa las bibliotecas públicas y las webs de intercambio. La biblioteca del barrio es una gran opción para ahorrarse la compra de los libros de lectura obligada. Internet también cuenta con alternativas a la compra tradicional por medio de plataformas como Bolsadelibros.es, que favorece el intercambio, incluyendo también los libros de texto. Las AMPA de muchos centros también promueven su reutilización.
  7. Ojo con la compra de la tableta escolar.  La espalda de los jóvenes estudiantes agradece la digitalización del libro de texto cuando pasa de varios volúmenes en papel a una tableta, pero la compra del dispositivo implica un desembolso significativo. En algunos centros se ‘recomienda’ un modelo específico, y en otros se da libertad, por lo que conviene elegir uno acorde a la edad del niño, teniendo en cuenta que su uso no se reduce a un único año. Tampoco hay que olvidar utilizar comparadores, ya que la diferencia de precios puede ser de cientos de euros.
  8. Escalonar la compra de vestuario. En los casos en que el centro no exige uniforme escolar (lo que implica unos 170 euros de media, según OCU) es posible hacerse con el equipamiento necesario en varias compras, de modo que no grave el presupuesto de un único mes. Planificar desde agosto estas compras sirve también para beneficiarse de las rebajas de verano en ropa y calzado.
  9. No vayas de compra con los niños. Para que el estuche con la imagen del último héroe televisivo no acabe en la cesta de la compra, y no abonar el sobreprecio que impone el uso de su franquicia, lo mejor es ir de compras sin niños.
  10. Utiliza la desgravación de material escolar. “Los contribuyentes podrán aplicar una deducción de 100 euros por la adquisición de material escolar y libros de texto derivados de la escolarización de sus descendientes en el segundo ciclo de educación infantil, educación primaria y educación secundaria obligatoria”. Revisa las condiciones de la Renta para saber si puedes beneficiarte de esta ayuda en la próxima declaración.

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!