15 de diciembre de 2021

¿Qué hacer con tus ahorros en un entorno de inflación al alza?

¿Sabías que tus ahorros han perdido ya un 5,6% de valor? Ese es el impacto directo que ha tenido la inflación en noviembre sobre el poder adquisitivo de tus ahorros. Y las previsiones apuntan a que el repunte del IPC continuará hasta el segundo semestre del próximo año. ¿Cómo protegerte? Te ofrecemos algunas pistas. ¡Tú eliges!

La inflación se comporta como un devorador de los ahorros cuando la inflación supera la rentabilidad que se puede obtener por ese dinero en el mercado financiero. Y en esa pantalla estamos. Con un IPC al alza que no da tregua desde febrero de este año, el ahorro no ha dejado de perder valor mes a mes. En noviembre, último dato disponible, el IPC subió el 5,6%. ¿Qué significa esto en términos de ahorro? Por ejemplo, que un inversor o particular que tenga una cuenta corriente o un depósito al 0% sufrirá un tipo real del -5,6%, resultado de restar su tipo nominal (0%) a la inflación actual del 5,6%. O lo que es lo mismo, su ahorro ha perdido un 5,6% de valor para comprar bienes o servicios.

En este contexto, igualar o superar la inflación con las rentabilidades que ofrece el mercado financiero no es tarea fácil –sobre todo con los tipos de interés en negativo–, salvo que se invierta en renta variable, no apta para cualquier inversor o ahorrador debido al riesgo y volatilidad que se asume. La buena noticia es que hay vida más allá de la bolsa. Toma nota de 10 consejos sobre qué hacer con tus ahorros en un entorno de inflación al alza.

 

1. Ver y esperar… hasta que la inflación amaine. En estos momentos puedes tomar la decisión de buscar rentabilidades del 5-6% para compensar la pérdida de poder adquisitivo de la inflación –sabiendo que tienes que asumir ciertos riesgos– o bien esperar a que la inflación vuelva a su cauce, ya que el repunte inflacionario es “pasajero y transitorio”. Así lo calificaba Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, en el XII Encuentro del Sector Financiero, organizado por el diario Expansión, el mismo día en que se conocía el IPC adelantado de noviembre del 5,6%. “La causa fundamental del repunte –recordaba De Cos– son los precios de la energía, que aportaron a la tasa española 3,7 puntos porcentuales”, precios que volverán a su senda normal a partir de la primavera tal como ya apuntan los precios del mercado de futuro del gas. ¿Cuál será la evolución de la inflación a medio plazo? La previsión es que empiece a bajar a partir del segundo semestre de 2022, hasta situarse en el entorno del 2%, en la línea del objetivo que se ha marcado el Banco Central Europeo para toda la zona euro. “Las previsiones muestran que, tras el repunte actual, la inflación irá progresivamente bajando, sobre todo a partir de la segunda mitad del año que viene, hasta situarse en 2023 y 2024 por debajo de la referencia de precios del Banco Central Europeo, del 2%”, confirma el gobernador del Banco de España.

 

2. Apuesta por la estrategia de la diversificación. O lo que es lo mismo, ‘no pongas todos los huevos en la misma cesta’. En este sentido, echa un vistazo a las rentabilidades de los productos de ahorro e inversión que ya tienes suscritos, mira el diferencial de rentabilidad hasta el umbral del IPC actual (5,6%) y busca productos de ahorro e inversión que lo complementen, productos de ahorro como los que tiene en su cartera Mutualidad de la Abogacía con hasta un 3% de rentabilidad.

Diversificar es clave en un escenario de inflación y tipos de interés bajos. La composición de esa cartera diversificada deberá incluir diferentes tipos de activos con distintos horizontes temporales, grado de riesgo y liquidez, incluido una parte pequeña en renta variable. La clave está en el equilibrio entre rentabilidad y riesgo. Dentro de un perfil ahorrador o inversor conservador o moderado, se trataría de buscar productos financieros que combinen rentabilidades bajas que aseguren la inversión con otras de riesgo, que ofrecen rentabilidades más altas. Al final, la suma (de rentabilidades) es lo que importa.

 

3. La asignación o distribución de activos o ‘asett allocation’. Es una derivada del anterior. El objetivo de esta estrategia de inversión es equilibrar el riesgo y la rentabilidad distribuyendo los activos de una cartera de acuerdo con los objetivos, el horizonte temporal de inversión y la tolerancia al riesgo inversor.

 

4. Planes individuales de ahorro sistemático (PIAS) o seguros de vida-ahorro. Esta modalidad de ahorro automático ofrece liquidez, beneficios fiscales, seguridad y rentabilidad, que en el caso del PIAS de Mutualidad de la Abogacía es del 3%. El sistema de ahorro sistemático está pensado tanto para complementar tu jubilación (puedes rescatarlo como renta vitalicia) como para, transcurridos cinco años, disponer del dinero ahorrado si lo necesitas.

 

5. Planes de Previsión Asegurados o PPA. También pensado para complementar la jubilación, los PPA disfrutan de los mismos beneficios fiscales que los planes de pensiones, con la ventaja de que, en el caso del Sistema de Previsión Social de la Mutualidad de la Abogacía, tus aportaciones generan un 3% de rentabilidad.

 

6. Bonos ligados a la inflación o bonos TIPS. Se trata de activos de renta fija con una rentabilidad baja pero protegidos ante la pérdida de poder adquisitivo generada por la subida de precios. “Comprar un bono ligado a la inflación garantiza una rentabilidad cierta en términos reales (una vez descontada la inflación) durante un periodo concreto, siempre que se mantenga hasta su vencimiento. Es, por tanto, una buena alternativa para proteger el patrimonio contra un aumento de la inflación”, según Diego Balsa, Portfolio Manager de BBVA.

 

7. Fondos de inversión. Son los reyes de la inversión en estos momentos. En lo que llevamos de año, el valor de las suscripción de fondos de inversión es de casi 24.000 millones de euros y el patrimonio acumulado supera los 315.000 millones de euros, según datos de Inverco, un registro récord. Los principales atractivos de los fondos de inversión siguen siendo su fiscalidad, rentabilidad, oferta de carteras diversificadas… y que actúan de barrera en periodos inflacionarios. ¿Cúal elegir? Depende del nivel de riesgo que se quiera asumir: mayor si el peso de la cartera cae del lado de la renta variable y menor si es en renta fija o mixta. La mayor rentabilidad en 2021 (hasta noviembre) corresponde a la renta variable internacional y la menor, en renta mixta (2,29%). En el conjunto del año, los fondos de inversión acumulan una rentabilidad del 6,09%.

 

Rentabilidades fondos de inversión

 

Categoría de inversiónRentabilidad noviembre 2021Acumulado 2021
Monetarios
Renta fija0,17%-0,15%
Renta fija mixta0,20%2,29%
Renta variable mixta-0,06%6,37%
Renta variable nacional-5,04%9,25%
Renta variable internacional1,54%21,14%
Garantizados0,23%-0,17%
Retorno absoluto0,35%3,23%
Gestión pasiva-0,12%8,14%
Globales0,93%7,42%
Total fondos de inversión0,48%6,09%

 Fuente: Inverco

 

8. Invertir en oro. Valor refugio por excelencia en tiempos de incertidumbre económica y volatilidad de los mercados. De hecho, en 2020, en plena pandemia, marcó su precio más alto en los últimos 10 años, con 56,07€ el gramo, registrado en agosto. Como valor refugio tiene sus pros y sus contras. Las principales ventajas son su liquidez (puedes convertirlo fácilmente en efectivo), mantiene su valor en el tiempo, ofrece una buena cobertura contra la inflación (el valor del oro crece en períodos inflacionarios), permite diversificar una cartera de inversión, se usa como insumo en productos (joyería, productos electrónicos, etc.) y es una inversión universalmente aceptada por todos. Los contras, que el oro no genera ingresos pasivos, se necesita depositarlo o guardarlo en algún lugar seguro y puede crear burbuja. Las distintas formas de invertir en oro van desde la compra de oro directamente (lingotes y monedas), la compra de acciones que se dedique a la venga de oro, mediante futuro y opciones de oro o en un ETF de oro. El valor del gramo de oro en los últimos 10 años ha pasado de 28,04 € a 56,07€.

 

9. Inversión inmobiliaria. Es otro gran valor refugio y aún más cuando los tipos de interés son bajos, como ocurre actualmente: el índice euríbor a un año, principal referencia para fijar el tipo de interés de los préstamos hipotecarios, cayó en noviembre hasta el -0,487% desde el -0,477% del mes anterior. Como consecuencia de todo lo anterior, el número de hipotecas no ha dejado de crecer en los últimos años con un nuevo récord alcanzado en septiembre pasado, con 42.547 hipotecas constituidas sobre viviendas, un 57,7% más en tasa anual. El importe medio es de 143.831 euros, con un aumento del 7,0%. El alquiler de viviendas también es otra manera de rentabilizar esa inversión inmobiliaria. Un estudio reciente de Pisos.com revela que la rentabilidad bruta del alquiler en España se situó entre abril y junio de 2021 en una media del 6,26%, claramente por encima de la inflación.

 

10. Invertir con un ‘robo advisor’. Añadimos a esta lista una de las tendencias actuales, invertir con robo advisor o gestores automatizados que permiten invertir en una cartera de fondos indexados diversificada (con exposición a varios mercados) adaptada a los objetivos y tolerancia al riesgo de quienes los suscriben. Estos asesores no invierten en un solo fondo y van balanceando la cartera para mantener la rentabilidad objetivo.

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!