10 de julio de 2019

¿Cómo afecta la tasa de natalidad a tu futura pensión?

La tormenta perfecta: una esperanza de vida cada vez mayor y un número de nacimientos que no para de bajar. Y todo ello tiene mucho que ver con las pensiones del sistema público. Te lo contamos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las cuentas de las pensiones no salen en España. La ecuación lo pone difícil: ya somos una de las poblaciones más envejecidas del mundo, como resultado de una envidiable esperanza de vida sumada a las bajas tasas de natalidad. Esta ecuación da como resultado un déficit de financiación del sistema público de pensiones, cubierto cada año con deuda y cuya tendencia no es halagüeña.

Vamos a centrarnos en la tasa de natalidad.

Casi un 30 % menos de nacimientos en una década

El panorama es desolador. Los nacimientos han caído casi un 30 % en España en la última década, según el informe Movimiento Natural de la Población (MNP), publicado recientemente por el INE (Instituto Nacional de Estadística) con los datos provisionales de 2018. Además, la media de hijos por mujer disminuye a 1,25 y la edad para tener el primer hijo se retrasa a los 31 años.

El reloj no para de marcar una necesidad inminente de reformas y una tendencia claramente a la baja. El año pasado nacieron 369.302 personas, 56.413 menos que hace cinco años y 150.447 menos que hace 10 años. De hecho, nuestra tasa de natalidad es de las más bajas de Europa: 7,9 nacimientos por cada 1.000 habitantes en 2018, cinco décimas menos que la registrada en 2017.

Si hacemos una sencilla resta entre los nacimientos y las muertes, el problema se agudiza. Durante el primer semestre del año pasado nacieron 179.794 personas y murieron 226.384 en España. Es decir, hay 46.590 menos en nuestro país en solo seis meses.

Además, somos uno de los cinco países donde más se vive. Nuestra esperanza de vida es de 83,24 años (datos provisionales de 2018), después de Japón, con 83,7 años, y Suiza, con 83,4 años, y muy cerca de Singapur (83,1) y Australia (82,8).

Se buscan cotizantes

¿Cómo afectan todos estos datos a tu pensión? Es muy sencillo. En la demografía de la población tiene el modelo español de pensiones su talón de Aquiles. En este sistema de reparto, las cotizaciones de las personas empleados financian la pensión mensual de los jubilados, personas en situación de incapacidad o viudedad. Así, basado en la solidaridad intergeneracional, en la teoría debería ser autosuficiente para pagar las pensiones, pero en la práctica no lo es. Desde hace años, los ingresos generados por la población en edad laboral no cubren los gastos de las prestaciones, lo que genera un déficit sangrante en las cuentas del Estado.

La tasa de dependencia actual, es decir, la relación entre la población de más de 64 años y la que está en edad laboral, es de 28,7 % de mayores por cada 100 habitantes con edad para trabajar, un punto por debajo de la media europea. Con la tendencia actual, el incremento será vertiginoso y según las proyecciones de la OCDE para el año 2050 tendremos la mayor tasa de dependencia tras Japón y la primera de Europa: 77,5 personas mayores de 65 años por cada 100 personas en edad de trabajar. La remodelación completa del sistema de pensiones no puede esperar.

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!

Comienza la cuenta atrás para el verano

Con el final de la Semana Santa, vamos dejando atrás las rosquillas y las torrijas y se inicia la operación bikini 2021. Una operación bikini, por cierto, que se antoja muy dicotómica entre el sentimiento general de la población con respecto a la evolución de la pandemia de cara al verano, y unos mercados de activos que, sin duda, siguen descontando un panorama claramente más normalizado.

Leer Más >>