¿Cómo conseguir ahorrar este verano sin cambiar tus planes?

Tras meses de ahorro impuesto por las restricciones anticovid, llega por fin el verano, un tiempo en que se multiplican los gastos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Pero con un poco de planificación podrás disfrutar de esas merecidas vacaciones sin cambiar de planes: aquí tienes algunos consejos para ahorrar este verano y no dejar de inscribirte en ese máster de Derecho que sumará puntos a tu perfil profesional.

¿Un máster mejora tu empleabilidad?

Hasta el pasado marzo la capacidad de ahorro de los españoles creció en el 42%, según un estudio del Instituto Alemán de Investigación Económica para la banca móvil N26. Muchos universitarios piensan emplear esa bolsa de resistencia en formación, en particular en la realización de un máster.

Según un informe de Infoempleo Adecco, el 39,1% de las ofertas de empleo dirigidas a universitarios incluyen la titulación de postgrado como “generador de un valor diferencial para una candidatura”. El mismo estudio señala que el 8,4% de las publicadas incluyen el máster como requisito mínimo para postularse, y la tendencia es que ese porcentaje se incrementa año a año.

Pero el peaje económico para acceder a este peldaño formativo es importante. Durante el curso 2020-2021 la matrícula para un máster habilitante en la comunidad de Madrid era de 1.454 a 2.110 euros de media, y el intervalo para un máster no habilitante se movía de los 2.114 a los 2.818 euros. Pero al margen de estos datos de Observatorio del Sistema Universitario, basta con navegar por internet para comprobar que muchas instituciones educativas pueden multiplicar hasta por cuatro sus tarifas.

Cómo ahorrar para el máster en ocho tips

Quien considere que ahorrar en verano es una contradicción, está equivocado. Disfrutar de unas buenas vacaciones a un precio razonable es posible con planificación y estrategia, sobre todo cuando existe una motivación tan potente como la inscripción en un máster.

  1. Sintoniza gastos e ingresos. Una buena planificación –para todo el año– es repartir los ingresos en la siguiente proporción: 60% para lo esencial, 30% para los caprichos y 10% para el ahorro. Planifica tus vacaciones respetando esta norma.

 

  1. Consumo colaborativo para viajeros. La oferta de aplicaciones para conectar persona con personas e intercambiar servicios son infinitas, aprovéchalas para planificar tus escapadas. Además de la popular BlaBlaCar para compartir gastos de viaje en coche hay otras como Compartir Tren Mesa Ave, para viajar en tren beneficiándose de los descuentos de la tarifa Mesa, o CouchSurfing para alojarse en casa de particulares.

 

  1. Planifica el verano con recursos propios… y de los amigos y la familia. Con independencia de tu plan de ahorro, en el verano de 2021, prima la cautela. Es el momento ideal de sacar partido a la casa del pueblo de los abuelos o al apartamento de tu amigo en Torrevieja. Si lo tuyo es cruzar fronteras, también puedes tirar de agenda de contactos y proponer un intercambio de vivienda con alguno de los colegas que estudia o trabaja en el extranjero. Otra idea es desempolvar la tienda de campaña e ir de acampada para rememorar viejos tiempos.

 

  1. Si no renuncias a un gran viaje. Si tu alma de trotamundos te impide prescindir de tu gran viaje anual, planifica: fija un presupuesto diario; si tienes disponibilidad de calendario, huye de la temporada alta de los destinos; si vuelas lejos, hacer una escala acostumbra a ser más económico; elige bien los medios de pago en el destino; aprovecha los bonos de transporte público urbano; comparte gastos con otros viajeros para las excursiones; saca partido a las actividades culturales gratuitas en el destino, siempre las hay…

 

  1. Utiliza la tecnología. Seguramente el marketing online te bombardea con aplicaciones bancarias o agregadores financieros. Debes saber, que la mayoría de ellos disponen de una utilidad de microahorro o calculadora de ahorro para que euro a euro alcances el objetivo como si de un juego se tratara.

 

  1. Compra inteligente. Otra de las disciplinas a incorporar a la vida del ahorrador es comprar lo imprescindible. De nuevo la tecnología con sus comparadores de precios y plataformas descuento son de gran utilidad, en especial para ese capricho que incentiva tu vida: comprar entradas bonificadas para conciertos o encontrar ofertas de última hora para una escapada a una ciudad europea o un apartamento en la playa.

 

  1. El nicho de la segunda mano. Comprar a particulares esas cosas que ellos ya no necesitan y tú sí, es una popular forma de consumo. Sin duda una gran idea para controlar el presupuesto con algunas app tan populares como Wallapop u otras más novedosas como Gratix, que funciona con la filosofía del regalo y el intercambio.

 

  1. Salva comida de restaurantes. Estar a la última en tendencias de nuevo consumo, también te puede permitir ahorrar: la compra de packs de comida que los restaurantes van a desperdiciar es el culmen de la economía circular gastronómica. La fórmula permite acceder a comida, en ocasiones de auténtico gurmé, por precios sorprendentes. Se canaliza por app como Too good to go, y además estarás combatiendo el desperdicio alimentario: según la ONU un tercio de los alimentos acaban en la basura.

 

Y un último consejo, además de ahorrar, no dejes de informarte de los programas de becas y ayudas para cursar máster. El Ministerio de Educación y Formación Profesional dispone de una dirección web informativa, pero hay muchas instituciones privadas que cuentan con programas propios.

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!

Inflación con tipos bajos

Parece fuera de toda duda que buena parte de los paradigmas económicos tenidos por ciertos a comienzos de este siglo, comenzaron a saltar por los aires a raíz de la gran crisis financiera de 2008 y el posterior comienzo de las políticas ultra expansivas de los bancos centrales. 

Leer Más >>

Se acaba un verano, particularmente tranquilo

Por fin hemos tenido un mes de agosto que, desde el punto de vista de mercados, se ha comportado como marcan los cánones: tranquilo, con escasas operaciones, y respirando más positiva que negativamente, ante la ausencia de presión relevante por parte de los inversores.

Leer Más >>