28 de febrero de 2018

Consejos si estás pensando en reformar tu casa

¿Tu hogar necesita un cambio o actualización? ¿Cuántas veces has soñado con esa estancia ideal y no te has atrevido a lidiar con las obras? ¿Hay alguna manera de ahorrar?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Empieza tu reforma con un punto de partida realista. Imaginar cómo se trasformará tu hogar en el que tantas veces has soñado puede hacernos perder el norte y afectar más de lo esperado a nuestro bolsillo. Puede que algunas estancias, como el baño o la cocina, estén definitivamente anticuados; pero otras, como el salón o las habitaciones, solo necesiten un lavado de cara o pequeñas reformas.

La decoración de interiores, tirar un tabique, cambiar las puertas por correderas, cambiar el color de las paredes… Hay muchas pequeñas obras que suponen una gran solución y con costes mucho más bajos. Pregúntate: ¿Dónde vale la pena invertir realmente? ¿Qué busco o qué cambiaría en cada estancia? ¿Qué busco? ¿Soy realista?

Haz una lista y prioriza

Establece una lista con prioridades de aquellas reformas que consideras imprescindibles y las que no lo son o podrían esperar. Ello te ayudará a tener una visión práctica y a ver las posibilidades reales que te ofrece tu hogar.

El mejor consejo es contar con la opinión de buenos expertos, ellos te aportarán una visión basada en la experiencia e ideas que seguramente no se te habían ocurrido. Conductos, iluminación, aislamiento… Además de la estética, tener en cuenta aquello que “no se ve” es fundamental en una reforma.

Pide presupuestos y compáralos

Te asombrarás de las diferencias de costes que puede haber entre uno y otro presupuesto. Pide siempre un presupuesto discriminando la mano de obra de los materiales. Estos últimos son fundamentales para la calidad de la reforma y siempre puedes involucrarte eligiendo y comprando tú mismo el material.

No escatimes en los materiales, la calidad de los mismos es muy importante para evitar que “lo barato te salga caro”. Haz compras inteligentes y ponte al día sobre materiales innovadores, la elección de muchos de ellos pueden evitar incluso que lleves a cabo obras más costosas.

Controla tu presupuesto

Con una aplicación móvil, como Fintonic, puedes establecer un presupuesto detallado de la reforma que vas a emprender y tener controlado de forma automática todos tus gastos por categorías. De esta forma, estarás prevenido de los costes en tiempo real y podrás enfrentarte a los imprevistos (todo un clásico de las reformas) de una forma más eficaz.

Ahorrar es posible

¿Quieres bajar los costes de tu reforma? Puedes hacerlo invirtiendo tiempo en la misma e involucrándote. Una buena manera es encargándote de comprar los materiales, comparando calidades y costes. Otra es reutilizar, por ejemplo pintando las puertas tú mismo y cambiándoles el picaporte, o dándole una segunda vida a tus muebles reciclándolos o retapizándolos.

También puedes hacer pequeñas partes de la reforma con tus propias manos, como pintar las paredes o colocar las lámparas. Incluso, si eres muy manitas, puedes atreverte con obras más ambiciosas como colocar el suelo o fabricar un mueble.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Neurofinanzas. ¿Desde qué parte del cerebro tomamos las decisiones financieras?

Aunque en principio no lo parezca, muchas de las decisiones que tomamos y que creemos racionales, son en realidad más emocionales de lo que pensamos. Eso incluye también las cuestiones que tienen que ver con la economía y las finanzas. El psicólogo israelí y Premio Nobel de Economía, Daniel Kahneman, sostiene que la racionalidad total no puede explicar muchos comportamientos financieros y aquí es donde entran en juego otros patrones de conducta que sí justifica la neurociencia, la psicología o la sociología.

Leer Más >>