Educación financiera en España: lo que deberíamos aprender de otros modelos europeos

En España, más de la mitad de los ciudadanos reconoce no poseer conocimientos básicos sobre educación financiera. ¿Hay algún país en Europa que pueda servirnos como modelo?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por Esther Alonso Vaquerizo

Resulta muy impactante saber que, en España, de acuerdo con el último Informe PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes, según sus sílabas en inglés), el 25% de los adolescentes no tiene nociones sobre finanzas y más de la mitad de los ciudadanos reconoce no poseer conocimientos básicos sobre el tema. Tal y como explica Marco Trombetta, vicedecano de Investigación del IE (Instituto Empresa) hasta 2019, editor jefe del Journal of Accounting and Public Policy, investigador del Observatorio del Ahorro FamiliarHay que distinguir entre ‘conocimientos financieros’ y ‘educación financiera’. Cuando se habla de bajo nivel de educación financiera, por ejemplo, en España, en realidad se está hablando de bajo nivel de conocimientos financieros”. Desde su punto de vista, la razón de esto puede deberse a un bajo nivel de habilidades cuantitativas y a la ausencia, hasta hace pocos años, de la educación financiera en los planes de estudio de las escuelas. Los portavoces de UNESPA, la asociación empresarial que agrupa las entidades aseguradoras de España y representa al 96% del mercado español de seguros, creen que la razón de estas carencias en materia de educación financiera tiene una raíz histórica: La toma de contacto con los productos financieros en España no se produce de forma generalizada hasta la aparición de las clases medias en los años sesenta del siglo XX. Es decir, en paralelo al desarrollo económico del país. Cuando la sociedad española empieza a acumular patrimonio y a adquirir productos financieros es cuando empieza a desarrollarse esa cultura financiera tan necesaria”.

 

El modelo del Reino Unido a examen

Existen muy buenos ejemplos de economías con una buena gestión del ahorro. Los expertos de UNESPA creen que deberíamos mirar más a menudo el modelo de “automatic enrolment británico”. Tal y como explican a la plataforma #TúDefinesTuFuturo de Mutualidad de la Abogacía: “Este sistema supone la inclusión por defecto de los trabajadores en un esquema de previsión social al que tiene obligatoriamente que contribuir su empresa, siempre que el trabajador también aporte, y del que el trabajador puede salirse si lo desea. Este sistema, unido a la promoción y divulgación del ahorro individual, podría ser binomio de éxito para nuestro sistema de pensiones”.

Esto en cuanto a los trabajadores por cuenta ajena. Sin embargo, en lo referente a los pequeños y medianos emprendedores, las cosas son bien distintas. Un estudio reciente realizado sobre este grupo del mercado laboral de Reino Unido, Italia y España reveló que, en general en los tres países, el nivel de educación financiera era bajo: “En realidad-apunta Trombetta-, el nivel más bajo se encontró en el Reino Unido. Una posible interpretación de los resultados puede tener que ver con las oportunidades de encontrar trabajo en otros sectores. Los individuos con más conocimientos financieros suelen tener también mejor nivel educativo en general. Estos individuos tienen más oportunidades de encontrar trabajo por cuenta ajena” Por otro lado, remarca el, investigador del Observatorio del Ahorro FamiliarNo hay que olvidar que entre los pequeños emprendedores hay muchos ‘emprendedores por necesidad’, quiere decir emprendedores que trabajan por cuenta propia por qué no han tenido mejor oportunidad y no por vocación a ser emprendedores. Por último, cabe señalar que los pequeños emprendedores tienen aversión a la deuda y tienden a guiarse por un principio de caja. Esta es una actitud conservadora que puede explicar la incapacidad de muchas de estas pequeñas empresas de crecer y apostar por estrategias arriesgadas”.

Como conclusión podría decirse que, aunque queda mucho por mejorar en materia de educación financiera, nuestra posición no es tan mala respecto a otros países europeos “Más allá del propio modelo de financiación, centrándonos exclusivamente en materia de cultura financiera creo que, a pesar de las mejoras que podemos hacer, también podemos y debemos sacar pecho por el trabajo bien hecho” sostienen los portavoces de UNESPA.

Por otro lado, según el primer estudio elaborado por el Observatorio Del Ahorro Familiar, puesto en marcha por Fundación Mutualidad Abogacía y Fundación IE de IE University, España y Francia ocupan el tercer lugar en el ranking europeo de hogares con mayores niveles de ahorro financiero. En ambos países, el 50% de los hogares disponen de un ahorro financiero equivalente aproximadamente a un tercio de su PIB per cápita y su salario medio anual y, además, el ahorro financiero de la mitad de los hogares está por debajo de los 4 meses de salario medio. Los más ahorradores según este ranking viven en Bélgica, donde más de la mitad de los hogares cuentan con ahorros superiores al 60% del PIB per cápita y el salario anual. Por último, cabe señalar que los hogares financieramente más pobres se encuentran en Portugal e Italia.

Este estudio, pionero en España, se ha elaborado con los últimos datos del Banco Central Europeo y con estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y del Eurostat.

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!