30 de octubre de 2018

España, ante el reto de la sostenibilidad de las pensiones

Nuestro país ocupa el puesto número 23 de los 34 países analizados en la décima edición del Melbourne Mercer Global Pension Index.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

No cabe duda, los países se enfrentan al gran reto de conseguir un sistema sostenible de pensiones ante el acuciante envejecimiento de la población. Este año se lanza la décima edición del Melbourne Mercer Global Pension Index, que revela qué países están mejor preparados y cuáles están en peor posición para superar este desafío.

Este índice analiza la suficiencia, la sostenibilidad, el buen gobierno y la comunicación de 34 sistemas de pensiones teniendo en cuenta más de 40 indicadores. Te contamos los resultados.

Holanda y Dinamarca a la cabeza

Los mejores resultados los obtienen los países del norte de Europa, con Holanda en el primer puesto del ranking y Dinamarca en el segundo. Ambos tiene sistemas de pensiones calificados con Grado A mundial con buenos beneficios. Por su parte, Dinamarca, Holanda y Suecia tienen una calificación A o B tanto en suficiencia como en sostenibilidad.

Suficiencia versus sostenibilidad

La tensión entre suficiencia y sostenibilidad del sistema se hace patente en otros países europeos. España, Italia y Austria tienen una B en suficiencia, pero una E en sostenibilidad, que apunta a importantes áreas que necesitan reformas.

“El sistema de pensiones en España ocupa una buena posición en los indicadores de suficiencia, buen gobierno y comunicación, pero mejorable en el indicador de sostenibilidad, lo que conlleva que se halle en el puesto 23 de 34 países”, explica Miguel Ángel Menéndez, director del área de Previsión social de Mercer y responsable del estudio en España.

“El punto de partida natural para tener un sistema de pensiones de primera clase mundial es asegurar un correcto equilibrio entre suficiencia y sostenibilidad. Es un desafío con el que están luchando los organismos reguladores. Un sistema que ofrece beneficios muy generosos es improbable que sea sostenible a corto plazo, mientras que un sistema sostenible durante muchos años podría estar ofreciendo beneficios bastante modestos. La pregunta es: ¿cuál es el equilibrio correcto?”, reflexiona Menéndez.

¿Cómo se presenta el futuro?

Desde Mercer explican que “algunos sistemas de pensiones afrontan un camino más empinado hacia la sostenibilidad a largo plazo que otros, y todos comienzan desde un origen diferente con sus propios factores en juego. Sin embargo, todos los países pueden llevar a cabo acciones y avanzar hacia un sistema mejor. A largo plazo, no existe un sistema de pensiones perfecto, pero los ejemplos de las mejores prácticas son claros y los gobiernos deberían considerar la creación de condiciones políticas y económicas que hagan posible los cambios necesarios”.

Puedes ver los resultados del estudio completo aquí.

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!