14 de febrero de 2022

Este San Valentín, flechazo al ahorro en pareja

Es probable que no lo hayas pensado nunca, pero planificar tus ahorros junto a tu pareja este San Valentín puede convertirse en la conversación más romántica y práctica. Te explicamos por qué.

Bautizar con un ‘Pa’mi corazoncito togado’, la playlist de Soptify en la que vais a compartir  vuestras canciones favoritas, es una gran idea, pero quizá no la única para celebrar San Valentín. Quizá no lo sabías, pero ahorrar en pareja también alimenta tu pasión. Celebramos al patrón de los enamorados pidiendo a Cupido los mejores consejos para que además de a tu amorzote anime vuestras finanzas.

Es posible que nunca te lo hayas planteado, pero hablar de dinero fortalece tu relación, sin embargo, hacerlo no es fácil. Una de cada cinco parejas de millennials identifica el dinero como su mayor desafío en la relación, según la séptima encuesta sobre parejas y dinero de Fidelity Investments. Eso pese a que en casi el 25% de los 3.426 consultados de todas las edades, manifestó el pasado año su frustración por los hábitos de consumo y ahorro de su pareja.

Cómo empezar a ahorrar en pareja

Es más que probable que no necesites de ningún estudio para confirmar que hablar de dinero incomoda, pero dejamos hablar a la estadística una vez más. Discutir sobre cuestiones monetarias durante el inicio del matrimonio es el primer factor de predicción de divorcio, esta es una de las tesis que defiende el artículo Examinando la relación entre los temas financieros y el divorcio, publicado por la revista Family Relations.

Si ya te has convencido de que además de abrir tu corazón, conviene tener las cuentas claras, te contamos cómo empezar hacerlo. Además descubrirás que en pareja, se ahorra más y mejor.

Habla con tu pareja sobre tus finanzas

El primero de estos tips resulta obvio: hablar sobre la planificación financiera. Del mismo modo que se conversa sobre ambiciones laborales o el deseo de tener o no hijos, se debe poner sobre la mesa las metas económicas. No te equivoques, no hablamos de que haciendo uso de tus habilidades de letrado hagas firmar a tu pareja un contrato al más puro estilo Sheldon Cooper de The Big Bang Theory, sino de que te acerques a las inquietudes del otro para ver hasta qué punto son compatibles o no con las tuyas.

Decide tu modelo

Una vez sincerados, es mucho más sencillo tomar decisiones. Es un tema en el que los expertos en planificación financiera recomiendan no precipitarse. A modo de ejemplo, te sugerimos algunas de las medidas que podéis valorar, cada una a su tiempo y siempre de común acuerdo. Además, conviene sentarse a revisar la estrategia al menos una vez al año.

Qué puedo hacer para ahorrar en pareja

  • Automatiza todo lo que puedas. “¿Ya has hecho el ingreso de la Renta?”, “he recibido otro aviso de Netflix, ¿te has vuelto a olvidar de meter dinero en la cuenta?”. Seguramente estas y otras situaciones similares te suenen, por eso es importante automatizar todas las cuestiones sobre las finanzas comunes. Entre las decisiones financieras básicas que debes tomar para evitar roces en la pareja, está la de tener una cuenta bancaria con los gastos comunes en la que cada mes se programe una transferencia con la cantidad fijada suficiente de cada sueldo para afrontar todos los pagos domiciliados y gastos comunes.

 

  • Utiliza un planificador financiero. Recuerda que tus habilidades digitales pueden ir más allá de la partida en el League of Legends, por ejemplo para sacar partido a una app financiera. Selecciona una que facilite la vida en pareja, permitiendo enviar dinero entre vosotros, estableciendo límites mensuales de gasto y enviando alertas cuando os acercáis al límite.

 

  • Crea un fondo de emergencia: La ortodoxia americana aconseja tener ahorrados seis meses de sueldo para sortear cualquier imprevisto. Una cantidad inferior también puede cumplir con este objetivo de no estresar la relación frente a imprevistos como el desempleo, la enfermedad o una compra no programada.

 

  • Fija objetivos de ahorro. Tener una motivación común incentiva el ahorro. Cada pareja puede buscar la suya, pero la compra de la vivienda o abrir un bufete en pareja son dos metas con el suficiente flow como para planificar un prometedor futuro en común.

 

  • Dos pueden invertir más que uno. Otro descubrimiento es comprobar cómo la suma de economías permite ser más ambicioso en el ahorro a medio y largo plazo. Si esta es vuestra situación, opciones a valorar son los planes de ahorro flexible o productos como fondos de inversión y planes de pensiones. Invertir en sociedades o startups también son opciones, sin olvidar que el asesoramiento profesional y la diversificación son siempre claves de éxito en este empeño.

 

La pareja que ahorra a diario, permanece unida

El día a día ofrece grandes posibilidades para el microahorro. Se trata de desarrollar y asentar técnicas y hábitos de compra inteligente para meter unos euros al día a la hucha digital, en el cerdito de la estantería de la cocina también vale.

Es cuestión de paciencia, pero si hay constancia el milagro llega, y ese sueño de bucear en Isla del Coco o comprar unas bicis eléctricas se hará realidad casi sin daros cuenta. Algunos consejos para lograrlo son:

Planifica la compra semanal. El principal objetivo es comprar solo los alimentos frescos que se necesitan para evitar el desperdicio. Cada español tiró 31 kilos/litros de comida en 2020, según el Ministerio Agricultura, Pesca y Alimentación. Si, multiplicado por dos, calculas qué cantidad de euros supone sobre tu gasto de la cesta de la compra, verás que aquí hay una fuente importante de ahorro.

Más aún si esa compra planificada incluye menos productos procesados (normalmente más caros), más producto fresco, apuesta por las marcas del distribuidor, el producto a granel y aprovecha las ofertas y promociones.

Cocina en casa. El batch cooking y el congelador son tus dos grandes aliados. Cocinar una mañana a la semana en pareja puede resultar hasta divertido, pero además asegura que en tu nevera haya siempre  comida a punto y mandes a la papelera esa app de comida rápida, que además de en la báscula del baño pesa en la economía doméstica. No hay excusa, si sois una de esas parejas siempre abierta a la improvisación, basta con tener un táper listo en el congelador para cuando no ha salido ningún plan.

Compra productos unisex: El comparador de precios Idealo calculó que muchos productos femeninos tienen un sobreprecio de hasta el 25,8% con respecto a homólogos destinados a hombres. La llamada tasa rosa, sobre todo afecta a sectores como belleza y salud, donde es posible encontrar productos unisex muy similares. Una opción a valorar.

Revisa tus consumos. Las facturas de electricidad, gas e internet y teléfono siempre ofrecen margen de ahorro. Revisa cada una de ellas e incluso, negocia con los proveedores cada cierto tiempo.

En el caso de la electricidad, comprueba si la potencia contratada se ajusta a tu consumo real o estás pagando más de lo que necesitas. Si evitas el stand by de electrodomésticos y desenchufas los cargadores, puedes ahorrar unos 50 euros al año, según cálculo de la OCU. Ajustar los termostatos de la calefacción y el aire acondicionado a temperaturas idóneas a cada mes o instalar reguladores del caudal de agua, también ayuda.

Planifica vuestro tiempo libre. El objetivo es tener presente que hacer planes juntos no siempre pasa por consumir. Sustituir el cine semanal del sábado por una cita el día del espectador es un ejemplo, y además el sábado podéis optar por hacer deporte juntos o ir a esa exposición para la que nunca encontráis tiempo.

Hazlo tú mismo. Las parejas manitas tienen aquí otra interesante fuente de ahorro. Diseñar una lámpara o una mesilla de noche es más sencillo de lo que piensas, y mucho más divertido que ir a comprarla. Además de decoración y mobiliario, el do it yourself sirve para reciclar la ropa de la familia o crear imaginativos complementos de moda. Las posibilidades son infinitas, desde hacer tus propios cosméticos naturales o detergentes, a ordenadores por componentes totalmente personalizados. Y si descubrís que juntos tenéis más maña que Manny Manitas, siempre os queda la chance abrir un canal en Youtube y probar suerte con otra fuente de ingresos.

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!