Director de Inversiones Mobiliarias en Mutualidad Abogacía

16 de noviembre de 2020

Tono muy positivo del mercado, como no se veía desde hace meses

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La concatenación de buenas noticias parece continuar esta semana, de la mano de nuevos éxitos en la búsqueda de un remedio contra el Covid, en forma de vacuna: Si días atrás era Pfizer quien anunciaba su descubrimiento, ahora le toca el turno a Moderna, que publica además ratios de mejoras en pacientes superiores incluso a lo explicitado por Pfizer. Comentábamos hace unos días que este asunto no puede sino ir a mejor, en la medida que todo el esfuerzo e inversión realizada vaya tomando cuerpo, en forma de resultados. Sin duda, en términos churchillianos, “esto no es el fin; ni siquiera el principio del fin; pero sin duda, es el fin del principio”.

A estas excelentes noticias hay que sumar el anuncio, en buena medida sorpresa, de la venta de la división estadounidense de BBVA al grupo bancario Pensylvania PNC, por un importe de 9.700 millones de euros, una valoración muy por encima del consenso de analistas. El resultado de esta nueva ha sido definitivamente positivo para la bolsa española, tan vinculada al sector financiero. Sector, por cierto, que ya empezaba a dar ciertos síntomas de cansancio, tras el empuje de la noticia de fusión entre Caixabank y Bankia, hace ya casi dos meses. Para BBVA significa mejorar su solvencia en trescientos puntos básicos, reforzar su capacidad de pago de dividendos en 2021 y, de manera especial, conseguir músculo financiero para poder “ir de compras” al mercado… 

Porque, naturalmente, buena parte de los inversores estamos pensando en que la reestructuración de la banca, léase la integración de las entidades actuales en grupos más fuertes, es un fenómeno que va a seguir presente en los próximos años. Y, dentro de estos movimientos, BBVA y Banco Sabadell están siendo los grupos más expuestos en el candelero. Hasta hoy, el principal problema de esta posible fusión estribaba en que para BBVA no era el mejor momento para ampliar capital. La venta de sus activos estadounidenses facilitan sin duda esta operación, o alguna similar. No es de extrañar que, entre los valores que más han subido tras el anuncio de BBVA, esté el propio Banco de Sabadell. Una operación buena para ambos, en las que las dos partes generarían sinergias: El banco vasco, con negocio español que diluya algo su exposición a emergentes y la entidad catalana con un empuje definitivo a sus tribulaciones de los últimos años, especialmente a raíz de la compra de TSB en el Reino Unido. En todo caso, nos movemos aún en el mundo de la rumorología. De momento, al escribir estas líneas, nada oficial hay sobre este tema.

En cualquier caso, todas estas noticias han llegado en un momento en que la visibilidad parece ganar algunas batallas a la incertidumbre. Probablemente, de manera estratégica, lo más importante de todo haya sido la victoria de Biden sobre Trump, hace apenas quince días. Aunque en esta esfera queda todo por determinar, la sensación es que los hilos que mueven el comercio mundial se van a desatascar en gran parte, favoreciendo así la recuperación económica en una época, esperemos, que cercana, ya post-Covid.

Por todo ello, mercados mucho más optimistas de lo que podíamos pensar hace solo un mes. Estamos viendo también un cambio del sesgo comprador, hacia sectores más cíclicos y menos defensivos de la economía, lo que es una muestra clara del mejor sentimiento inversor. Por supuesto, quedan muchas incógnitas por descifrar, en particular las referentes a las nuevas inyecciones de estímulos fiscales en EE.UU. y monetarios, en Europa. Y, para ser francos, un mes y medio de mercado es tiempo de sobra para ver días buenos y no tan buenos. Pero la realidad es que las dos grandes incógnitas que han atenazado 2020, geopolítica y pandemia, parecen resolverse favorablemente. En tanto en cuanto estas variables mantengan el pulso actual, no sería descartable, como ya hemos comentado otras veces, asistir a un cierre de 2020 incluso sorprendentemente positivo. Máxima expectación…aunque, como siempre, conviene mantener la prudencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahorro de precaución y ahorro de previsión. El camino que nos espera

No es lo mismo pensar en qué vas a comer hoy sabiendo lo que ya hay en la nevera que planificar la compra mensual en función de lo que crees que vas a consumir durante los próximos 30 días. En el primer caso pensamos en el día a día, pero en el segundo nos proyectamos a futuro y especulamos sobre lo que vamos a necesitar. Pues lo mismo sucede con el ahorro a corto y a largo plazo, que uno es precautorio y otro previsional.

Leer Más >>

Los perfiles de ahorradores

En el segundo capítulo de #TúDefinesTuFuturo, hablaremos de la importancia de ahorrar y de cómo rentabilizar al máximo tu dinero para cubrir nuestras necesidades y horizontes temporales de cara a definir nuestro futuro y vivir más tranquilos.

Leer Más >>