10 de enero de 2022

Tres razones por las que debes pensar en el ahorro a largo plazo… y en las soluciones que te ofrece la Mutualidad de la Abogacía

Un sistema de pensiones públicas cuya sostenibilidad está cuestionada, una inflación que está por las nubes y unos tipos de interés por los suelos forman la tormenta perfecta para decidir poner a salvo tus ahorros en soluciones a largo plazo, como los que ofrece la Mutualidad de la Abogacía.

2022 ha empezado con las mismas incertidumbres que acabó el año anterior: una inflación al alza, un sistema de pensiones público a examen, unos tipos de interés bajo mínimos –que se traducen en rentabilidades cero o negativas en renta fija– y un invitado no deseado, la Covid-19 y su nueva variante ómicron. Todo ello configura un escenario en el que sigue siendo más necesario que nunca convertir el ahorro privado en un complemento para planificar, como mutualista, tu presente y tu futuro (jubilación). Con este horizonte a la vista, toma nota de tres motivos por los que deberías pensar en productos de ahorro a largo plazo para proteger tus ahorros de la mano de la Mutualildad de la Abogacía.

 

  1. Ahorro privado para complementar tu jubilación

La próxima jubilación de la generación baby boomer (los nacidos entre 1958 y 1977), la más numerosa con 14 millones de personas, va a poner a prueba la sostenibilidad del sistema de pensiones público tal como hoy lo conocemos. Más allá del debate político y técnico para resolver esas tensiones en la Seguridad Social, esta preocupación lleva tiempo en la calle. Según el Estudio sobre la jubilación y la importancia de saber, elaborado por Inverco, ya en 2017 “al 96% de los españoles les preocupa que el sistema público de pensiones no sea sostenible a largo plazo y al 94%, no poder mantener su nivel de vida durante la jubilación”. Además, “un 76% cree que la pensión pública que percibirá cuando se retire será peor que la que están recibiendo los jubilados en la actualidad”. Todas estas son razones más que suficientes para buscar alternativas individuales en el ahorro privado que complementen tu jubilación, una decisión inteligente y necesaria en una ecuación (el sistema público de pensiones) cuyas incógnitas no están todavía despejadas.

 

  1. La inflación, el enemigo silencioso que reduce el valor de tus ahorros

El IPC anual estimado en diciembre de 2021 es del 6,7%, según el indicador adelantado elaborado por el INE. La subida del precio de las energías y de los alimentos está detrás de este incremento. Este último registro del IPC sigue la tendencia al alza iniciada en febrero del año pasado y se sitúa muy por encima del 2% del objetivo fijado por el Banco Central Europeo (BCE) para el conjunto de la Unión Europea. ¿Qué significa para ti, ahorrador, una inflación elevada? La pérdida de poder adquisitivo de tus ahorros: compras menos por la misma cantidad. La buena noticia es que, tal como indica el Banco de España en su último Informe trimestral de la economía española, el aumento de la inflación será temporal: “Tras mantenerse elevada en los primeros meses de 2022, se espera que la inflación se desacelere intensamente con posterioridad. En este sentido apuntan los mercados de futuros, que anticipan una ralentización pronunciada de los precios de los productos energéticos a lo largo de los primeros meses de 2022”.

 

  1. Tipos de interés por los suelos

El tercer factor que amenaza a tus ahorros son los bajos tipos de interés. El BCE, en su reunión del pasado 16 de diciembre, los mantiene sin cambios (tipos director: 0,0%, depósito: -0,5% y marginal de crédito: +0,25%). En productos de renta fija y fondos garantizados esto se traduce en rentabilidades negativas acumuladas en 2021 del -0,28% y -0,20%, respectivamente, según datos de Inverco. En este contexto, para la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones, “sólo los fondos de inversión consiguen mantener el poder adquisitivo de sus partícipes, al generar una rentabilidad similar a la inflación del año (6,7%)”. Aunque, eso sí, hay que asumir los riesgos y volatilidad derivados de la inversión en renta variable –en mayor o menor porcentaje según el perfil de riesgo que se quiera asumir– que incluyen los fondos de inversión en sus carteras.

 

¿Qué hacer sin poner en riesgo tus ahorros?

En períodos inflacionarios, la mejor estrategia es pensar en el largo plazo. Y la Mutualidad de la Abogacía quiere acompañarte en ese camino con soluciones de ahorro e inversión adaptadas a las necesidades de sus mutualistas, una cartera de productos en la que, además de asegurar tus ahorros, puedes obtener una excelente rentabilidad (3%) y beneficios fiscales adicionales. ¿Nos acompañas?

Dentro del PLAN UNIVERSAL, la Mutualidad de la Abogacía ofrece cuatro productos específicos: uno para el desarrollo de la actividad profesional (Sistema de Previsión Profesional), dos sistemas de ahorros diseñados para complementar tu jubilación –Sistema de Previsión Personal (PPA) y Sistema Individual de Ahorro Sistemático (PIA)– y un Sistema de Ahorro Flexible (SVA):

 

  • Sistema de Previsión Profesional, pensado para ejercer por cuenta propia. Si optas por esta modalidad, quedas exento de la obligación de afiliación al régimen público de autónomos (RETA) y, además, te beneficias de todas las ventajas y la seguridad del sistema de capitalización individual. El Plan de Previsión Profesional está diseñado para aumentar las cuotas de forma progresiva y convertir esas aportaciones en un ahorro de futuro.
  • Sistema de Previsión Personal (PPA). Si estás pensado en complementar tu jubilación, este PPA ofrece las mismas ventajas fiscales de un plan de pensiones, a lo que se suma una rentabilidad del 3% a cuenta para el trimestre actual y la posibilidad de hacer aportaciones a favor de cónyuge y/o personas discapacitadas.
  • Sistema Individual de Ahorro Sistemático (PIAS). También está pensado para complementar tu jubilación, con beneficios fiscales (rendimientos exentos de tributación a partir de los cinco años) y una rentabilidad del 3%. Y puedes disponer de tu dinero si lo necesitas. Esta es una fórmula de inversión muy favorable para constituir rentas vitalicias.
  • Sistema de Ahorro Flexible (SVA). Para ahorrar con liquidez (dispones de tus ahorros desde el primer momento) y rentabilidad (3%). Es la solución ideal si tu objetivo es ahorrar con rentabilidad pudiendo disponer de las cantidades aportadas cuando lo necesites.

 

Otros productos de ahorro-jubilación de la Mutualidad de la Abogacía que te pueden interesar para poner a buen recaudo tu dinero son:

 

  • Plan de Ahorro 5. Un seguro de vida individual que te permite aportar hasta 5.000 euros al año, con una rentabilidad media del 3%, cuyos intereses no tributan si lo recuperas a partir del quinto año.
  • Plan Junior. También puedes destinar tus ahorros en los tuyos, para cubrir sus necesidades más inmediatas: un ordenador, un viaje, la matrícula de la universidad… Un dinero por el que también obtendrás una rentabilidad del 3%.
  • Renta Vitalicia Remunerada. Pensada para quienes tienen un capital al que sacar rentabilidad, ventajas fiscales y asegurarse el cobro de una renta mensual. Es una inversión para disfrutar de tu dinero cada mes, desde el primer día.

 

* Rentabilidad de 2019: 3,78%. Rentabilidades pasadas no implican rentabilidades futuras.

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!