Director de Inversiones Mobiliarias en Mutualidad Abogacía

25 de mayo de 2020

¿Vuelve el business as usual?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Comentario financiero: 25/05/2020

A ritmo de desescalada, los mercados financieros paracen estar entrando poco a poco en una nueva fase, que si bien está aun lejos de poder calificarse como normal y mucho menos, como positiva, sí comienza a dar síntomas, dentro de una elevadísima incertidumbre, de cierta mirada a los conceptos tradicionales de inversión: un retorno a los fundamentales. En suma, una tímida vuelta a lo que los anglosajones denominan business as usual.El negocio, como siempre.

Es importante recalcar que esta fase no implica una mejora substancial de las valoraciones de los activos, al menos a corto plazo: si bien es cierto que la volatilidad se ha reducido de una manera muy notable desde los máximos de hace un par de meses, la prudencia, casi mejor decir el miedo de los inversores, sigue muy presente en el ánimo del mercado. No obstante, y a pesar de que se mantiene un importante componente ciclotímico en la actuación de los agentes económicos, la sensación general es que el camino hacia la normalidad, o hacia la nueva normalidad, está comenzando a andarse.

Por supuesto, en esto tiene mucho que ver la progresiva apertura de casi todas las economías: es evidente que no puede haber unos mercados razonables mientras las tiendas, restaurantes y hoteles permanezcan cerrados. El proceso de puesta en marcha, de nuevo, del motor no va a ser instantáneo. Pero la expectativa de arrancar, es ya una realidad.

Nada mejor ilustra el ejemplo anterior, motor incluido, que la evolución del precio del petróleo: el futuro del barril Texas, que llegó a cotizar negativo en abril, se encuentra ahora a niveles superiores a los treinta dólares, sin duda barato en términos de media histórica reciente, pero desde luego más razonable. Aparte de la adecuación de la oferta, lo que ha impulsado su precio es el incremento de la demanda o, para ser exactos, las expectativas de una mayor demanda, en línea con unas economías que tiendan a moverse a velocidad de crucero.

Todo ello está soportado por unos datos macroeconómicos que, si bien en valor absoluto se pueden calificar de abiertamente negativos, suponen en general una evolución notable, a mejor, desde la situación de parálisis de marzo y comienzos de abril. Como ejemplo, el IFO alemán (índice de clima empresarial) pasó de 74,3 a 79,5, por encima del 78,5 esperado. En buena medida, la subida se cimentó en una importante mejora de las expectativas de 69,4 a 80,1, batiendo claramente el dato esperado de consenso (75). Si bien estos baremos nos siguen hablando de una fuerte contracción económica, la imagen que proyectan, con todos los disclaimers posibles, es que lo peor ha pasado. O, dicho de otro modo, que el futuro es más esperanzador.

En todo caso, la vuelta a la normalidad trae aparejada la vuelta también a los viejos problemas, dentro de los cuáles toman especial importancia las relaciones entre China y EE.UU. Se podría decir que la crisis del coronavirus no ha hecho sino ocultar momentáneamente una tensión que persiste. En realidad, puede que la propia crisis supongo un deterioro de esta, ya de por sí, difícil relación entre ambas potencias: por un lado, habrá que ver si los acuerdos comerciales alcanzados son factibles en la nueva situación económica. Por otro, no lo olvidemos, las elecciones en Norteamérica de noviembre suponen un importante punto de incertidumbre política, teniendo en cuenta de manera muy especial el habitual modus operandi del actual inquilino de la Casa Blanca. Estos temores, de hecho, han sido responsables de que los índices bursátiles y los diferenciales de crédito hayan tenido una semana con altibajos. Por el contrario, las primas de riesgo periféricas europeas vuelven a bajar, señal inequívoca de la confianza de los mercados, no tanto en estos países, sino en el BCE.

Con todo ello, va finalizando un mes de mayo que, teniendo en cuanta las circunstancias, podría haber sido mucho peor…aunque es difícil imaginar algo peor a marzo. Esperemos que el buen tiempo traiga también más normalidad. Y que, con prudencia, se asiente definitivamente el añorado business as usual.

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!

Dicotomía veraniega entre EEUU y Europa

Comienza de lleno el clásico periodo vacacional para los mercados de agosto, con su aparente cansancio general y sus reducidos volúmenes de contratación. Tema éste por cierto, el de los bajos volúmenes de operaciones que, como sabemos, constituye un arma de dos filos ante la posible aparición de noticias positivas o negativas…

Leer Más >>

¿Cómo gestionar tus gastos y acabar el mes ahorrando?

Si el saldo de tu cuenta bancaria ‘tiembla’ cada final de mes, estás en el sitio adecuado. La solución para tener las cuentas en orden es una pequeña rutina de la contabilidad doméstica, y el mejor aliado para conseguirlo es esta hoja Excel que te proponemos descargar.

Leer Más >>