26 de enero de 2022

“Cualquiera de nosotros puede poner en marcha acciones que contribuyan a la lucha contra el cambio climático”

Desde 1976, todos los 26 de enero se celebra el Día de la Educación Ambiental, por iniciativa de Naciones Unidas, para sensibilizar y concienciar a las personas y gobiernos sobre la necesidad de frenar el impacto del cambio climático. Un compromiso global al que Mutualidad de la Abogacía está adherido y que desarrolla el área de Sostenibilidad coordinada por Beatriz Acevedo.

Entrevista a Beatriz Acevedo, coordinadora Sostenibilidad Grupo Mutualidad Abogacía.

26 de enero: Día de la Educación Ambiental

 

¿Cómo contribuye Mutualidad de la Abogacía al Día de la Educación Ambiental?

En Mutualidad de la Abogacía somos muy conscientes de los impactos negativos del cambio climático y de la preocupación social por sus consecuencias. Por ello, apostamos por la comunicación y la sensibilización medioambiental como herramientas clave para movilizar a las personas sobre la necesidad de tener un estilo de vida más respetuoso con el medioambiente que redunde en el bienestar de todos.

Así, a lo largo del año desarrollamos diferentes acciones orientadas a nuestros grupos de interés tales como, guías de buenas prácticas medioambientales y campañas dirigidas al equipo humano para lograr un entorno laboral más sostenible; generamos contenido de interés a través de nuestra plataforma Tú Defines Tu Futuro para poner el foco en diferentes inquietudes en este ámbito; o nos sumamos a iniciativas de referencia, como la Hora del Planeta o el Día de la Educación Ambiental, entre otros, que promuevan acciones de lucha contra el cambio climático, entre otras acciones. Asimismo, destaca la iniciativa de Fundación Mutualidad Abogacía “Laboratorio Ahorro y Consumo Responsable”, un proyecto que tiene el objetivo de fomentar el valor del consumo consciente y sostenible entre niños y adolescentes, y que cuenta con el respaldo de importantes instituciones educativas y sociales.

 

¿Cuáles son las claves para una educación ambiental en el ámbito jurídico más eficiente?

La educación ambiental debe integrarse como algo transversal a todos los ámbitos y sectores de la sociedad, ya que es una herramienta esencial para aumentar la concienciación y el conocimiento sobre los problemas medioambientales y, por ende, para tomar decisiones más informadas y responsables. En este sentido, no cabe duda de que el sector jurídico, por su naturaleza y compromiso con el progreso y con la sociedad, se presenta como un agente de cambio clave. Ante este nuevo contexto, tiene por delante nuevas oportunidades de especialización para acompañar y sensibilizar al tejido empresarial español ante importantes retos legislativos en materia medioambiental.

Por lo tanto, dentro de la formación integral del profesional del Derecho, adquiere ahora más importancia que nunca, la cultura jurídico ambiental y la formación en valores ambientales como palanca para lograr un desarrollo más sostenible y una sociedad más justa y ética.

 

¿Cómo integra Mutualidad de la Abogacía la dimensión ambiental en el negocio?

Por su sector y modelo de negocio, Mutualidad de la Abogacía no genera impactos significativos en el medio ambiente. En este sentido, la Mutualidad es una compañía intrínsecamente eficiente en el ámbito de la sostenibilidad medioambiental. No obstante, la compañía entiende que la cuestión medioambiental es una preocupación compartida por sus grupos de interés y que la lucha contra el cambio climático pasa por la aceptación de la responsabilidad de la sociedad en su conjunto en la búsqueda de soluciones. Por ello, la Mutualidad integra la dimensión ambiental en el negocio, las decisiones de inversión o en su actividad del día a día. La compañía entiende el eje medioambiental como algo estratégico que brinda una oportunidad de transformación y de posicionarse en un nuevo contexto, en el que los clientes y la sociedad demandan, cada vez más, la implicación y responsabilidad de las empresas.

Así, para la Mutualidad el respeto por el medio ambiente dentro de la empresa se traduce, por ejemplo, en innovación que genera nuevas oportunidades de negocio y fomenta la transformación digital. Asimismo, mejora los procesos y el ahorro de costes, repercutiendo positivamente en la competitividad de la compañía y prepara a la organización para adaptarse más rápidamente a posibles novedades en la normativa. En definitiva, ser más sostenible genera valor económico y de negocio a la vez que contribuye al bienestar y progreso de la sociedad.

 

En 2020, el 48,7% de las inversiones netas realizadas por la Mutualidad de la Abogacía se destinaron a activos sostenibles, socialmente responsables o energías limpias. ¿Qué otros logros destacarías en materia de sostenibilidad?

Nuestra estrategia medioambiental se centra en una gestión más eficiente y responsable de los recursos y en la acción por el clima, reduciendo y compensando las emisiones, directas e indirectas y los gases de efecto invernadero, así como en una importante apuesta por la Inversión Socialmente Responsable, como agente que interviene en los mercados financieros. que es clave para canalizar la inversión privada hacia la transición ecológica.

Entre las medidas puestas en marcha destaca la monitorización de los principales consumos, a través de un programa de gestión ambiental, o el cálculo y auditoría de nuestra huella de carbono, lo que permite a la compañía tomar medidas para mitigar su impacto medioambiental y reducir sus emisiones. Gracias a ello, hemos podido acceder al sello que otorga el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que reconoce el esfuerzo de las organizaciones en este ámbito.

En 2021 nos hemos convertido en una compañía “neutra en carbono”, compensando el 100% de nuestra huella de carbono a través de proyectos de reforestación, lo que nos sitúa en una posición avanzada en este ámbito dentro del sector asegurador español. Además, el 100% de la electricidad gestionada por Mutualidad de la Abogacía proviene ya de fuentes de energía renovable y existe una ambiciosa iniciativa denominada “Proyecto Comunicaciones”, gracias a la cual se ha logrado reducir ya medio millón de comunicaciones en papel, entre otras iniciativas.

 

¿Cuál es la contribución de la Mutualidad de la Abogacía a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), principios del Pacto Mundial y reducción de huella de carbono y cómo se han integrado en su estructura y cultura empresarial?

Apostamos por una sostenibilidad totalmente integrada en el ADN de la compañía, que sea transversal y que impulse la consecución de objetivos estratégicos y el avance de la compañía en un entorno muy cambiante y retador. En este sentido, los Diez Principios del Pacto Mundial y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas son hojas de ruta indispensables dentro de nuestra estrategia de sostenibilidad. La Mutualidad forma parte de la Red Española de Pacto Mundial y ha integrado en su Plan de Sostenibilidad aquellos ODS para los que puede hacer una mayor contribución, entre los que se encuentra el ODS 13 de “acción por el clima”.

 

¿Qué consejos daría a un mutualista –o abogado en general– para hacer que su actividad profesional diaria sea más sostenible medioambientalmente?

Cualquier organización o individuo en su actividad diaria consume recursos y emite gases de efecto invernadero, por lo que está en su mano poner en marcha acciones que contribuyan a la lucha contra el cambio climático.

Para tomar conciencia de nuestro impacto sobre el medio ambiente, un primer paso importante es conocer nuestras emisiones de CO2. Para ello, existen diferentes recursos e información que facilitan el cálculo de nuestra huella de carbono; o lo que es lo mismo, la totalidad de emisiones de gases de efecto invernadero que genera nuestra actividad (consumo de gas, electricidad, papel, viajes etc.) en un periodo determinado de tiempo.

Una vez que conocemos donde generamos un mayor impacto, podemos focalizarnos en la búsqueda de soluciones y desarrollar una actividad profesional más sostenible. En este sentido, se puede apostar por la digitalización, lo que no solo permite reducir el consumo de papel, sino mejorar la experiencia del cliente. También se puede apostar por las energías verdes, consumiendo electricidad con garantía de origen de fuentes renovables o reducir los desplazamientos por motivos laborales, fomentando, siempre que sea posible, el teletrabajo o las reuniones en remoto, entre muchas otras posibles acciones.

¡Únete a la comunidad de personas que ya están definiendo su futuro!